Los niveles de cadenas ligeras de los neurofilamentos en el líquido cefalorraquídeo son un marcador de la actividad de la esclerosis múltiple

Conclusiones

  • Las lesiones por esclerosis múltiple en la sustancia blanca que contienen microglía/macrófagos espumosos cargados de lípidos presentan un elevado daño axonal agudo que está correlacionado con un aumento de los niveles de cadenas ligeras de los neurofilamentos en el líquido cefalorraquídeo.

Por qué importa esto

  • Aunque se han utilizado los niveles de cadena ligera de los neurofilamentos como indicadores o factores predictivos generales del daño neuronal en los trastornos neurológicos, aún es preciso seguir esclareciendo su papel en la esclerosis múltiple.

  • Este análisis neurohistopatológico cuantitativo único de una amplia cohorte de autopsias de personas con esclerosis múltiple muestra la viabilidad de los niveles de cadena ligera de los neurofilamentos en el líquido cefalorraquídeo como biomarcador para monitorizar la actividad de las lesiones desmielinizantes inflamatorias con daño axonal.